¿A qué tipo de personas queremos llegar a la hora de mostrar una fotografía?

El otro día, cuando inauguré la exposición “El País Bassari”, me pasó algo que me hizo reflexionar. Ya casi al final del evento, tres chicas y un chico metidos en años, se me acercaron para decirme que las fotografías que acababan de ver, realmente les habían impresionado y gustado. Puede parecer que no tenga nada de excepcional esta situación en un evento de este tipo, pero para mi fue especial. Yo no los conocía de nada y aunque pueda parecer que su agradecimiento fuera por compromiso, no lo fue. En este caso concreto vi sinceridad y emoción en sus ojos. Sólo por ese instante mereció la pena tanto esfuerzo. No intercambiamos más que unas palabras, pero me dio la impresión de que no eran personas ilustradas entorno a la fotografía, pero si llenas de vida y amantes de África. Probablemente no sabrían que es un archivo RAW, un histograma o un diafragma, pero entendían de sonrisas, de color y de emociones.

Es curioso cuando algunas veces ponemos el freno de mano y te paras unos segundos a reflexionar. Te das cuenta que entras en una espiral viciosa a la hora de intentar hacer las cosas mejor que casi roza lo obsesivo y después te planteas si realmente es tan importante. Me refiero que al igual que la música, la mayor parte de quien escucha una canción simplemente le gusta o no le gusta, sin ser necesario saber interpretar un pentagrama, tener conocimientos sobre la historia de la música o nociones teóricas sobre la misma.

Imagino que con las fotografías pasa igual, por lo que mi reflexión es la siguiente ¿A qué tipo de personas queremos llegar a la hora de mostrar una fotografía, una canción, un cuadro, etc.? A un público crítico y entendido pero a la vez minoritario o a el resto que son la mayoría. Pienso que lo correcto sería a todos los tipos de personas para así sumar y no restar, pero no todos evalúan las cosas de la misma manera. No sé, a veces pienso que nos obsesionamos demasiado con los procesados, las cámaras de gama alta o la técnica fotográfica en si (que no digo que haya que descuidarlos) pero que al final lo que cuenta son las sensaciones que puedas transmitir y a quien las podamos transmitir y eso algunas veces lo acabamos olvidando. Quizá por eso me vino a la mente esta célebre de Olivier Föllmi, “Una foto perfecta pero vacía de sentido, no igualará jamás a una foto borrosa cuyo mensaje conmueve”.

 

Share

4 respuestas a “¿A qué tipo de personas queremos llegar a la hora de mostrar una fotografía?”

  1. Joaquín dice:

    Estoy muy de acuerdo contigo en cuanto a que lo que realmente llega es el sentimiento, y no la cámara ni las medidas técnicas, algo de lo que a veces nos preocupamos demasiado.

    Espero que tu expo haya sido exitosa.

    Un saludo!

  2. No sé Joaquín, pero a veces creo que está bien pararse a pensar. Un abrazo

  3. Aparte de informar, contar una historia o mostrar un lugar, a ser posible, queremos despertar sentimientos en los espectadores.
    Si el trabajo/material cae en el desinterés o indiferencia es lo peor que te puede pasar como fotógrafo. Pueden haber fotografías técnicamente perfectas pero que no dicen absolutamente nada o por lo contrario imágenes movidas pero que se te quedan grabadas en la retina.

  4. Creo que llevas razón Miguel, pero despertar emociones en el espectador no es tarea fácil por eso planteo que en una hipotética balanza emociones/técnica, debemos procurar que la primera pese más. Al menos ese es mi punto de vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.