DPP, CR, LR, Aperture, qué más da, si no progresamos haciendo mejores fotografías.

Hace tiempo que uso Lightroom como herramienta para procesar mis fotografías. Es cómodo y tiene suficientes recursos para dar una solución global a «casi» todas la necesidades que cualquier fotógrafo puede demandar. Si se ha de profundizar más, hay que morir en soluciones como Camera Raw + Photoshop, ganando en recursos de procesado y perdiendo en la clasificación, organización y flujos de trabajo en general que aportan soluciones «todo en uno» como son Lightroom o Aperture.

Sin embargo, cuando me planteé procesar las fotografías que usé en la exposición que presenté en la UMH el pasado septiembre, las procesé con el software original de mi cámara (Digital Photo Professional). Pensé que el significativo tamaño de las fotografías expuestas comprometían seriamente el resultado final en la impresión y quería la máxima calidad en el procesado. Hice algunas pruebas con LR, pero al final seguí unas recomendaciones que había oído por parte de José Benito Ruiz sobre este tema. Él usa DPP en el procesado de sus fotografías por varios motivos. El primero porque se lo sugieren la mayorías de las agencias nacionales e internacionales con las que trabaja, argumentado que al trabajar con software nativo del fabricante se asegura la mejor calidad posible, pues son ellos los creadores de los algoritmos que desencriptan los RAW’s que ellos mismos han creado. No sé si estos niveles de exigencia se pueden traducir fácilmente en mejores resultados, pero el caso es que yo aposté por esa opción y el resultado ha sido altamente satisfactorio.

Es verdad que el software proporcionado por los fabricantes es muy limitado en cuanto a retoque y flujos de trabajo se refiere, pero eso tiene arreglo simultaneándolo con otras herramientas. Me parece que es una bueno tener una alternativa (aunque sea mixta) frente al todo poderoso LR o Aperture. A continuación os enlazo unos vídeos recientes del curso “Un año de fotografía” que versa sobre (procesado y flujo de trabajo) poniendo de relieve esta alternativa de manera clara y sencilla.

Es bueno matizar que estos software que proporciona el fabricante con la cámara, están pensados para ajustar las fotografías y no para retocarlas más allá de eliminar manchas de polvo en el sensor y alguna que otra cosa más. Si eres de los que te gusta trata la imagen por zonas y crear capas de ajuste por doquier, con esto no tienes ni para empezar. En mi caso que vengo de la diapositiva, no me gusta tocar las fotografías mucho y prefiero esforzarme en cuidar la toma e intentar que transmita algo. De esta manera se evita tener que compensar con horas de procesado, las carencias de la fotografía tanto en su realización como en lo que se refiere al retoque que exige una fotografía pobre porque de otra manera parece no resultar atractiva.

¿Y a que viene esta reflexión?, pues a que todas las herramientas de procesado que tenemos a nuestro alcance tienen sus ventajas e inconvenientes y siempre genera duda cual escoger. Al final uno suele darle vueltas y vueltas a este tipo de cosas que generan muchas discusiones y sobre todo multitud de bibliografía. A veces le dedicamos demasiado tiempo a estos menesteres, descuidando la elaboración de la fotografía en si misma. Siempre será preferible acudir a alguien que sepa procesar mejor que nosotros ante un necesidad puntual (exposición, proyección, etc.) que saber procesar estupendamente una fotografía que apenas tenga interés, porque en ese aspecto tengamos poco que aportar. Tenemos mucho que aprender y sobre todo ir paso a paso.

 

Share

11 respuestas a “DPP, CR, LR, Aperture, qué más da, si no progresamos haciendo mejores fotografías.”

  1. J. Alfaro dice:

    Un post para leer y combinar con el que escribí sobre la enfermedad de la «Equipitis». Si no controlamos lo que tenemos ¿para qué andarnos con pajas mentales, marquitas y tonterías? Muy acertado!

  2. Efectivamente Joaquín, en esa línea va y no quiero decir que no haya que prestarle atención al tema de procesado que es muy importante, pero primero hay que aprender a hacer fotos y después a mejorarlas y no al revés. Salu2

  3. Rafa Irusta dice:

    Javier, hay una parte que no comparto en absoluto: «Siempre será preferible acudir a alguien que sepa procesar mejor que nosotros ante un necesidad puntual (exposición, proyección, etc.) que saber procesar estupendamente una fotografía que apenas tenga interés, porque en ese aspecto tengamos poco que aportar.»

    Para mi la fotografía es un ejercicio creativo que empieza al hacer la toma y termina cuando exporto la imagen ya terminada. No concibo que alguien revele mis fotos, porque entiendo la fotografía como una forma de expresarme artísticamente, tanto a la hora de usar un filtro en el momento de hacerla como a la hora de ajustar más o menos el contraste o la saturación al revelarla.

    Como te digo, para mi la foto la termino después de revelarla y no entendería que otra persona hiciera esa labor.

    Un saludo
    Rafa

  4. Rafa, yo también prefiero procesar o revelar mis fotografías, y de hecho me gusta mucho hacerlo, pero he dejado margen a esa hipotética posibilidad para marcar prioridades. Cuando hacíamos b/n nos currábamos todo el proceso, pero con las diapositivas normalmente no nos las revelábamos en casa y no por eso era un proceso incompleto. Yo diría que incluso trabajar con diapos era más exigente por que después no te quedaba margen para arreglar casi nada. Por otro lado, me consta que hay grandes autores que se permiten el lujo de tener una persona de confianza que les revelan y positivan las fotografías a su gusto y no por eso es peor fotógrafo. En cualquier caso creo que estamos de acuerdo en lo esencial. Uno ha de controlar todo el proceso y bien (incluido el procesado), pero con unas bases sólidas, por que creo que fundamentalmente la foto hay que currársela en el momento de hacerla y no delante del ordenador. Gracias por tu aportación. Un abrazo

  5. Rafa Irusta dice:

    Javier, no hablo de ser «peor fotógrafo» aquél al que le revelan las fotos y mejor el que las revela personalmente, yo sólo hablo de mi preferencia personal y de cómo concibo yo una fotografía terminada.
    Para mi no es ni mejor ni peor el que revela o manda revelar las fotos, ni es mejor o peor el que usa filtros a la hora de hacer la foto, ni el que usa HDR, a mi al final me interesa el resultado, y el proceso de cómo lo ha conseguido, la verdad es que el resultado sólo me interesa como curiosidad 🙂

    Un abrazo

  6. Raul Saez dice:

    Todo depende de uno mismo y lo que haga con las imágenes. Usar un software u otro, revelar o no, tirar en jpeg o en raw, etc.. cada uno tiene sus necesidades.

    saludos

  7. Raúl, como bien dices, no todos buscamos lo mismo. Salu2

  8. Coincido plenamente con Rafa en referencia de quien tiene que revelar una fotografía.Particularmente yo utilizo capture one en mi flujo de trabajo.Ahora, si que es verdad lo que comenta Benito Ruiz, el mejor revelado se obtiene con el programa original de la marca. Mi equipo es Nikon y te garantizo que utilizando en conjunto cámara y objetivo de la propia marca con capture nx el resultado tanto de nitidez como de color son simplemente superiores a cualquier otro programa. También es verdad que estos programas adolecen de lentitud sobre todo en revelados por lotes.

  9. Agradezco tu aportación Pedro, pues no mencioné Capture One por no conocerlo bien. En cualquier caso enriquece la entrada. Un abrazo

  10. Alberto dice:

    Evidentemente, a día de hoy, y dado que las marcas siempre se quedan algo para sí en cuanto a lectura de sus raws, donde mejor se interpretarán estos serán en sus programas, eso no quita que estos sean malos, lentos y bien justitos en cuanto a posibilidades. Tanto es así, que no se hasta que punto merece la pena «sacrificarse» y entrar por el aro de su software. Pero bueno, esto quizás sea otra guerra. Centrándonos en el tema, podríamos decir que, aunque generalizando bastante y siendo un poco estrictos, el final del trabajo del fotógrafo, acabaría en nuestra CF. A partir de ahí podríamos decir que empezaría el trabajo de «laboratorio». Hay fotógrafos a los que nos gusta y apasiona tanto esta 2ª parte del proceso casi tanto como la primera, pero realmente, a mi entender, es eso, la 2ªparte.
    Y lo divido de este modo por una sencilla razón, tanto para una como para otra, no es necesario conocer una para poder desarollar la otra. El que toma la imagen (fotógrafo) no tiene porqué saber nada de postprocesado para saber como tiene que exponer, medir, configurar, … y lo contrario para el «revelador», no quita que cuanto más sepamos o podamos hacer con nuestras tomas, más completos e implicados con el resultado final estaremos.

    He hablado… 😛

  11. Alberto, lo ideal sería no excluir ninguna parte, yo sólo opino que es bueno establecer prioridades porque la segunda parte es una consecuencia de la primera y si dedicamos más tiempo a la segunda, perdemos de vista la que yo considero fundamental que es intentar hacer buenas fotos. Gracias por tu visita y por aportar tu comentario 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.